A fines de 1927 las autoridades de los Hermanos del Sagrado Corazón resuelven que ha llegado la ocasión de proyectar su obra educadora del otro lado del Océano Atlántico, aquí en el Río de la Plata. Con ese propósito comisionaron inicialmente al Hermano Valero para eregir una primera casa en el interior de la República Oriental del Uruguay. Con él viajaría, quien estaría ligado estrechamente a la primera etapa del Colegio, el Hermano Ciriaco.

A comienzos de la década del 40, el arzobispo de Buenos Aires, Cardenal Santiago Luis Copello, mantuvo un encuentro con el Hermano Valero para interesarlo en que los Corazonistas tuvieran también un establecimiento de la arquidiócesis porteña.

Por ese entonces doña Filomena Devoto de Devoto, una dama de conocidas virtudes cristianas había costeado en memoria de su difunto esposo la construcción de una Parroquia, un Ateneo y un Colegio que llevaría el nombre de San Rafael.

La primera comunidad Corazonista se instaló en el Colegio en febrero de 1942, convirtiendo a la escuela en un elemento indispensable del barrio al cual servía mediante la formación de sus niños. Estaba formada por tres Hermanos: Ciriaco, como Superior, Cirilo y Cosme, a quienes después se sumaron los Hermanos Segundo y Benito. Sólo tres, para atender las necesidades de una zona en la que Hno. Ciriaco el día de la apertura del establecimiento fueron cerca de 500 los interesados en ingresar. Junto con la escuela primaria funcionaba otra de Artes y Oficios, independiente de los Hermanos. En 1955, la Obra de la Conservación de la Fe, ofreció a los Hermanos el usufructo gratuito y perpetuo de la escuela, pasándose a llamar, la misma, "San Rafael".

En 1958, con la ayuda de Dios, las penurias económicas que habían obligado a algunas reducciones y a que los Hermanos se multiplicarán al frente de las aulas, pudieron ser superadas, e incluso algunos años más tarde, pudo cumplirse un anhelo del barrio: la puesta en marcha de la Sección Secundaria con Orientación Comercial.

Once años más tarde, en 1969, el Colegio ya contaba con una sección para los más chicos: las salas de Jardín de Infantes. Un hito importante en esta trayectoria se produjo en 1970, cuando los Hermanos, junto a la Unión de Padres del Colegio, adquirieron el predio de la localidad de Pontevedra en el que desde entonces funciona el amplio Campo de Deportes que disfrutan tanto los alumnos como los demás integrantes de la Comunidad.

La adquisición de un nuevo predio en 1989/90, que fue debidamente refaccionado, posibilitó la construcción del nuevo Jardín de Infantes. Se ampliaron las comodidades y creció el número de salas para Jardín y Pre-escolar. Hoy son siete salas de Jardín mixto en los turnos de mañana y tarde.

En 1994, el mixto llega al nivel Primario y en 1997 accede al nivel Secundario.

Desde ese 1942 hasta hoy, la vida transcurrió con un continuo propósito de servir a la educación de la niñez y la juventud en todos sus aspectos.
Ver más fotos
Ciriaco Filomena
Antiguo frente
Bancos viejos Promoción secundario